¿Qué puede hacer la psicoterapia por mí?

Obtener ayuda profesional puede ser beneficioso por muchas razones. La terapia psicológica ayuda a las personas a abordar una amplia variedad de problemas emocionales y mentales, como la ansiedad, la depresión, el estrés, los problemas de relaciones, el duelo, la baja autoestima, la resolución de conflictos, entre muchos otros.

Sin embargo, para algunas personas visitar a un psicólogo clínico o psicoterapeuta sigue siendo casi un tabú o motivo de vergüenza pues equivocadamente piensan que eso sería similar a asumir que uno está “loco” o “mal de la cabeza” o -basados o no en una experiencia propia- consideran que la psicoterapia no les servirá de nada.

La realidad es que todo depende del hecho de acudir a un profesional cualificado y certificado y encontrar el tipo de psicoterapia que mejor se adecue a nuestra forma de ser y nuestras necesidades.

A lo largo de la vida, todos enfrentamos ciertas dificultades que nos hacen sentir frustrados, tristes, decepcionados, enojados, preocupados, ansiosos, poco valorados, etc.

Durante esos momentos es normal sentirse confundido o fuera de control. Sin embargo, si estos sentimientos perduran pueden llegar a afectar distintas áreas de nuestra vida como la familia, el trabajo, las relaciones personales, etc.

En el mejor de los casos, familia y amigos harán su mejor esfuerzo por consolarnos, apoyarnos y tratar de hacernos sentir mejor. Por desgracia no siempre es esto suficiente y ahí es donde un profesional acreditado de la psicología puede ayudar.

Los psicólogos clínicos y psicoterapeutas estamos entrenados para proporcionar un espacio seguro y confidencial donde las personas pueden explorar sus pensamientos y sentimientos, comprender mejor sus patrones de pensamiento y comportamiento, y aprender a desarrollar habilidades y estrategias para enfrentar los desafíos de la vida de manera más efectiva.

Además, podemos ayudar a las personas a identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento que pueden estar contribuyendo a sensaciones como el vacío emocional o, en términos generales, la falta de plenitud y satisfacción personal. La terapia psicológica también puede ser útil para aquellos que buscan mejorar su bienestar emocional, como parte de una estrategia de salud integral, aunque no tengan un problema específico que abordar. Por ejemplo, el trabajo psicoterapeutico puede centrarse en el desarrollo de estrategias para manejar mejor el estrés y las situaciones difíciles de la vida, desarrollar relaciones personales más satisfactorias y saludables, alcanzar objetivos personales y profesionales, así como desarrollar un sentido más profundo de propósito y significado de nuestras vidas.

En última instancia, el trabajo psicoterapéutico nos permite alcanzar una mejor comprensión de nosotros mimsos y alcanzar un mayor desarrollo personal.